CENIZAS DESDE EL AIRE

Aire: drones, helicópteros, pequeños aviones, jet privados

Recepción a participantes, grabación desde tierra con entrevistas, dos drones, uno que transporta la urna para deposito o esparcimiento y otro que graba, más el cámara de tierra, montaje audiovisual y si se prefiere seguimiento por Streaming.
Vuelo en helicóptero desde 1 participante más piloto a 6+piloto, desde 30´de vuelo hasta ….., grabación, coordenadas, servicio muy personalizable

Aire: drones, helicópteros, pequeños aviones, jet privados

Recepción a participantes, grabación desde tierra con entrevistas, dos drones, uno que transporta la urna para deposito o esparcimiento y otro que graba, más el cámara de tierra, montaje audiovisual y si se prefiere seguimiento por Streaming.
Vuelo en helicóptero desde 1 participante más piloto a 6+piloto, desde 30´de vuelo hasta ….., grabación, coordenadas, servicio muy personalizable

Ejemplos de Servicios Prestados

CENIZAS DESDE EL AIRE

Pierre, nació en Suiza y al terminar los estudios trabaja para una multinacional y le encargan un proyecto en una filial en España, allí conoce a Amalia, se enamoraron y él consigue que ella le acompañe a su tierra, pues incluso la consigue un trabajo allí para que puedan estar juntos.
Se casaron en 1956 y tiempo después nace Albert, su único hijo. En 2014 falleció Pierre y sus cenizas, por expresa petición de él y voluntad de su mujer, quisieron que estuviesen en un lugar especial de Los Alpes, donde ellos daban largos paseos y hacían excursiones con frecuencia, pues que a ambos les gustaba mucho la naturaleza.
Albert nos pidió que le aconsejásemos algo bonito, original y muy personal para poder despedir a su padre y realizar junto a su madre un homenaje y despedida de sus cenizas en aquel entorno tan bonito y a la vez tan especial para ellos.
Partieron desde Madrid en vuelo regular y próximo al aeropuerto de Zúrich les esperaba un helicóptero que les trasladaría hasta ese lugar tan especial. Dieron un paseo por la zona con el helicóptero mientras entre ellos comentaban sobre la vida de gran calidad que tuvo Pierre hasta que una desgraciada enfermedad se lo llevó, disfrutaron del paisaje, disfrutaron del momento en el que Albert y Amalia, sujetando con fuerza junto a su pecho la urna de las cenizas de Pierre, se despedían en silencio de él y volcaban su contenido en ese lugar tan especial. Le rezaron unas oraciones, pues él era católico practicante y creía que todo no terminaba cuando su vida en este mundo se acabase y que algún día se reunirían con él.
Volvieron a la capital suiza y fueron a un restaurante, donde ellos fueron la primera vez que llego a esa ciudad Amalia, recordaron con gran cariño esa y algunas ocasiones más y pasearon por aquellos lugares que él la enseñó, donde fueron tan felices y donde él quiso que reposaran sus cenizas.
La vida ha de continuar, decían en voz baja mientras planificaban la vuelta a Madrid.
Cumplieron con su voluntad y su despedida fue menos dolorosa de lo que habían imaginado.
Descansa en paz
**Esta historia está  basada en hechos reales, los nombres no son reales para cubrir la identidad de los mismos.